Mizuna, es una hortaliza aún poco conocida que posee propiedades antioxidantes y antiinflamatorias y aporta cantidades grandes de vitamina C y vitamina A.

Es una verdura de tres hojas muy exclusiva y es uno de los brotes más frecuentes en el mix de ensaladas orgánicas que se ofrecen en el mercado junto a la lechuga butterhead. Es una variedad de mostaza japonesa, decorativa, rica y saludable, y se le atribuyen muchas propiedades beneficiosas para la salud, por su alto contenido en clorofila.

“Fue sembrada por primera vez hace tres años, y hoy está disponible la variedad verde y roja en diversos mercados orgánicos y en supermercados de Arica a Punta Arenas, dentro del mix Dijon, que incluye hojas de mostaza, tatsoi y lechugas verdes y moradas”, señala Felipe Guzmán, gerente general de la empresa que la cultiva en Chile sin pesticidas y uso de químicos artificiales.

Aporta cantidades grandes de vitamina C y vitamina A, dos vitaminas esenciales para que el sistema inmunológico funcione bien. Se recomienda comerla cruda.

Las hortalizas orgánicas son cultivadas de manera sustentable y ecológica. Tanto sus campos como su planta de envasado y proceso están certificados; por una parte, bajo las normativas de producción y comercialización que establece la ley N°20.089, fiscalizada por el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG); además de estar certificada por Argencert, entidad que fiscaliza el manejo orgánico. Además, cuenta con la certificación otorgada por Rainforest Alliance, que promueve la conservación de la biodiversidad.

Si bien no es fácil encontrarla siempre, porque se agota rápidamente, es un ingrediente que debe considerarse en la dieta diaria. Es fácil de combinar, como una lechuga, aunque la cantidad a consumir en forma diaria no es necesario que sea tan abundante.